Dom07052020

Última actualizaciónVie, 12 Jun 2020 10pm

Back Usted está aquí: Home Especiales
Especiales

El año 1990 para los peruanos fue muy duro. El insano terrorismo que ponía coches bomba a discreción y la inflación galopante que dejó el primer gobierno de Alan García, hicieron que muchos compatriotas emigrarán al extranjero. 

Muchos aseguran que el GP Latinoamericano (G1 – 2.000 m, césped) del próximo 14 de marzo será una carrera histórica. No solo por lo que representa en sí, ni por su atractiva bolsa de 500 mil dólares (la más alta en Sudamérica), sino porque reúne a 9 corredores (el 50%) que cuentan, por lo menos, con una victoria en pruebas de G1 en su historial.

La hípica está llena de historias que la hacen realmente apasionante. Hechos que han convertido a sus personajes en leyendas del deporte. Que han servido para despertar el interés de millones de personas en el mundo, que finalmente se volvieron fieles aficionados y seguidores. Otros, afortunados dueños de caballos que persiguieron el sueño de tener a un campeón en sus filas y terminaron, junto con él, gozando de la fama y de una inmortalidad en el hipismo.

Durante mucho tiempo se ha dicho que Perinox, el extraordinario campeón de la milla, fue el primer caballo nacido en Perú en ganar un clásico internacional en el exterior. Su victoria en el GPI OSAF, del Hipódromo Chile en marzo de 1962, lo habría colocado a esa condición e incluso la revista oficial Estudie su Polla publicó esta semana que efectivamente así fue.

Hoy se corre el Clásico Dardanus (1.200 m), carrera que recuerda a ese brillante purasangre de inicios de Monterrico y uno de los más recordados por los aficionados de antaño por ser protagonista de una anécdota que se han convertido en casi leyenda urbana con el paso de los años: El primer caballo de carreras (y único en la historia) en celebrar su triunfo internacional con ‘Pisco Sour’.

Por más de 60 años, Barlovento ha tenido una vigencia especial en la hípica peruana a través de grandes caballos que produjeron triunfos memorables y tardes gloriosas.

Cuando se escriba la historia de la crianza del caballo de carrera en el Perú, el caso de Pompeya debe ocupar un capítulo aparte. De esta yegua descienden nada menos que cinco vencedores del Gran Derby Nacional (G1), tres de los cuales fueron hijos suyos. Un caso para recordar y repasar, ad portas de una nueva edición de la carrera más importante del turf peruano.

La venta de una potranca en 8,2 millones de dólares en los remates de yearlings en Keeneland este miércoles, ha dado la vuelta al mundo y se ha convertido en una de las noticias más trascendentales del 2019 en el deporte de las carreras de caballos. Nunca en la historia de estas tradicionales subastas se había vendido una yegua de año y medio de edad en esa cifra, un verdadero record para la industria.

En la historia de la crianza del purasangre peruano, el Haras San Pablo ocupa un capítulo importante. No solo porque con su fundación se abrió una etapa de gloria en nuestro elevage, sino por la larga lista de buenos caballos que salieron de sus praderas para engrandecer la actividad hípica.

Las reuniones del domingo 28 y lunes 29, programadas por Fiestas Patrias, no solo nos trajo emocionantes y disputados clásicos, sino también la confirmación de que a pesar de su veteranía, hay caballos en Monterrico que desafían las estadísticas y siguen ganando carreras, demostrando de que la longevidad no solo es de los humanos.

Página 1 de 3